Este vídeo lleva circulando desde el fin de semana por las redes sociales, llama la atención lo rápido que se produce la estocada con puñal por parte del tipo con camisa al tipo sin camisa, ¿lo analizamos?

Empecemos por lo que se ve, y luego lo que hablan las redes (información no contrastada).

Lo que se ve:

Tenemos a un tipo “bien” vestido, pantalón largo (no bermudas), con camisa de botones, que además lleva gorra*, tal vez un seguridad o control de accesos de un local cercano.

* La gorra en los uniformes policiales se usa como distintivo para ser fácilmente localizados entre una muchedumbre, así alguien puede solicitarles ayuda entre una gran marea de cabezas

Este tipo, camina y se para siempre con un pie delante del otro, nunca con pies paralelos, lo cual da pie a pensar que sabe caminar y posicionarse, es posible que haya entrenado alguna disciplina marcial o deportes de contacto.

Por otro lado, lleva los hombros atrás con apertura de pecho (retracción escapular) denota confianza en sí mismo, y gesticula siempre en su avanzada con mano derecha, lo cual implica manejo del hemisferio cerebral izquierdo, o control racional de la situación.

Del otro lado, tenemos a un tipo descamisado, que se mueve sin perder de vista a su amenaza, camina de espaldas manteniendole de frente, con eje sagital de la cabeza ligeramente inferior, gesticulando con mano izquierda (hemisferio derecho-emocional), en lo que a todas luces es una huida.

Entre el segundo 0:08 y el segundo 0:09 la cámara rota y se pierde la imagen, pero en el segundo 0:09 se ve al de camisa blanca con la mano derecha delante del cuerpo, tal vez extrayendo de la zona de la hebilla del cinturón un corto punzante de pequeñas dimensiones.

El de camisa cierra distancia con el descamisado y parece decirle algo, que ocasiona que entre la distancia intima y el contenido del posible mensaje, hacen que el descamisado lance un puñetazo con la mano derecha, provocando que el individuo con camisa haga una esquiva de cabeza atrás involuntaria al tiempo que asesta un golpe abdominal al descamisado también con su derecha.

a partir del segundo 0:12 el suelo empieza a mancharse (sangre). Al ver el resultado de lo ocurrido, el individuo con camisa decide marcharse, mientras el descamisado cae al suelo y trata de levantarse varias veces lo que queda de vídeo hasta el minuto 1:51 cuando cae posiblemente por shock hipovolemico y posiblemente muerte.

Lo que cuentan las redes:

Se habla que sucedió el sábado por la noche en Newark (Nueva York) y el de camisa blanca era un controlador de accesos de un local cercano. El sitio dónde entra y sale la gente era un establecimiento 24h. Se dice que el descamisado había sido expulsado del local, y se le había decomisado un arma, y en esa situación había amenazado a la familia del de camisa, lo cual hizo que se acercara y provocara al descamisado, aprovechando el intento de golpe del descamisado para actuar en “defensa propia” y tener excusa para clavarle el cuchillo.

Esta historia puede ser cierta o no, no tengo ningún modo de contrastar la información.

Imaginando que el de camisa blanca realmente es el malo,

medidas preventivas a tener en cuenta contra cuchillo:

  1. tratar de mantener una distancia mínima suficiente con el malo, no le dejemos entrar en nuestra distancia personal, ni intima, (fuera de distancia de pateo como muy cerca)
  2. tratar de poner cualquier cosa entre el arma y mi cuerpo
  3. tratar de bloquear las puñaladas con mis brazos como prioridad número 1, pegar ya lo haré después si puedo, nunca antes
  4. si tengo posibilidad, atrapar el brazo armado y arrebatar el cuchillo como pueda, incluso asumiendo cortes, mucho mejor un corte a una mano o brazo, que una puñalada en abdomen, pulmón, cuello o cabeza.

Cuidaros, que ahí fuera, el mundo es peligroso…

Enric Navarro
www.enricnavarro.es

Share

2 thoughts on “Análisis Puñalada

  1. Conforme con todo, si bien en las muñecas y parte interior de los brazos, los cortes pueden ser igual o más mortales que los ocasionados en el abdomen o cuello. Siempre intentar exponer el dorso de los brazos si no queda otro remedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *