Tras ponerme a escribir este artículo he dudado mucho si dejarlo como uno o dividirlo en tres subartículos más pequeños, pero al final he decidido tirarme a la piscina en un solo téxto y cruzar los dedos para que no me salga un infumable.

Así que dividiré mi exposición en tres partes:

¿Qué es Defensa? ¿Técnicas o Objetivos? Las 3 Balas

 

Muchas veces, sobre todo cuando doy clase a niños (o a adultos) el término DEFENSA no acaba de quedar claro:

Mi mamá dice que las artes marciales son solo para defenderme

¿Qué es Defensa?

  • cuando le devuelves el golpe
  • cuando haces algo para que no te siga pegando
  • cuando le dices que te vas a chivar

son algunas de las respuestas verídicas que suelen ofrecerme.

¿si me están apuntando con una pistola, hasta que no disparen no me puedo defender? ¿sabéis que si disparan ya no podré defenderme nunca más?

Cómo decía el karateka y Analista de Seguridad Británico Iain Abernethy dejemonos de hablar de defensa, y comencemos a hablar de agresión. Las agresiones son todo aquello capaz de hacer daño a alguien: un insulto, un vacío social, un sometimiento bajo chantaje o amenaza, incluso una paliza o una penetración en algún orificio de tu cuerpo. Y las agresiones son tan neutras que se legitiman o no en función de porqué se desarrollen.

Alguien que dispara contra otro alguien le está agrediendo, y debería ser algo malo, pero si el que dispara lo hace contra un loco sanguinario apunto de fusilar a un montón de niños indefensos tal vez podríamos justificar su acción. Si el que disparas eres tu contra alguien a punto de matarte, posiblemente justificarías (aunque fuera moralmente) tu propia acción.

Entonces vamos a dejar de hablar de “DEFENSA” y vamos a hablar de “AGRESIONES LEGÍTIMAS” y “AGRESIONES ILEGÍTIMAS”.

Las Agresiones Legítimas, son aquellas que tratan de PROTEGER  a ti, a otros, o a algo que quieres.

Las Agresiones ILegítimas son el resto. Dañar a alguien sin tratar de PROTEGER nada ni nadie.

Y aquí acabamos de introducir un término que tal vez sea mucho más claro: PROTECCIÓN. Cuando me pongo protector solar 50 no es después de que me queme el sol, sino antes de salir de la casa de la playa. Cuando comienzo a caminar por los soportales en lugar de por el centro de la calle para protegerme de la lluvia es cuando veo puntitos en el suelo y aún me han caído pocas o ninguna gota, no cuando estoy completamente empapado.

La protección implica actuar antes, o al principio de aquello que me hará daño, nunca después.

¿Técnicas o Objetivos?

Decía Geoff Thompson, para mi uno de los grandes gurús en autoprotección y protección a terceros, que una de las principales ventajas de los malos frente a los buenos, es que los malos son simples, tienen una sola idea en la cabeza: “hacer daño”, y para eso usan todas las técnicas que conocen + todas las técnicas que en ese momento improvisan, si algo no funciona rápidamente van a lo siguiente para lograr su idea, desde lanzar adoquín a la cabeza, reventar cráneo contra la pared, o patear la rodilla.

Mientras un artista marcial piensa en patada a la rodilla frontal, lateral, circular, etc, el malo simplemente patea, esto le facilita muchísimo las cosas, porque el hecho de golpear con el pie o con el codo, con el puño o a mano abierta, son solo herramientas que va usando según se las encuentra para lograr su objetivo final que es hacer daño.

Muchas veces en cursos, y clases de formación continua de defensa personal vemos técnicas y más técnicas y más técnicas, como si nuestro objetivo tuviera que ser bloquear un puñetazo, o dar una patada, olvidando que esto es una mentira que solo nos llevará a un callejón sin salida del que saldremos bastante mal.

NUESTRO OBJETIVO es FINALIZAR la agresión NO parar un puñetazo. Si paramos el puño con una técnica determinada estupendo, pero si lo paramos escondiéndonos detrás de un mueble también estupendo. Veo demasiadas veces que se ofrecen soluciones concretas a ataques determinados cuando al agresor no le importa atacarnos de un modo u otro, sino hacernos daño, y si le paramos el puñetazo ya nos estirará del pelo, nos morderá, nos clavará los dedos en los ojos, o nos tirará todos los objetos que tenga a su alcance. Por cierto, en muy pocas clases de defensa personal veo TÉCNICAS contra alguien que nos tira desde piedras hasta barras de hierro desde cierta distancia, y es algo que también puede suceder…

Por eso es tan importante trabajar en base a escenarios, y tomas de decisiones.

El Escenario nos marcará nuestras posibilidades a la hora de huir o quedarme, a la hora de improvisar armas de fortuna o no poder hacerlo, y a la hora de solicitar ayuda o enfrentarme solo.

Mis decisiones en función del escenario deberán ser: encerrarme, encerrarle, convencerle para que pare, o anularle y esto último implica desde romperle las rodillas para que no se pueda mover, hasta dejarle inconsciente y acabando por matarle, si fuera necesario para PROTEGER mi VIDA o la de otros.

Cada día veo más necesario complementar las técnicas vistas en clase con enseñar a nuestros alumnos a tomar decisiones que puedan salvar su vida, dejándoles claro que:

Las técnicas se podrán intentar o no, pero el hecho de intentarlas no garantiza finalizar la agresión incluso cuando estas salgan bien.

Las 3 Balas, ¿Cuál llevas en tu interior?

El otro día escuchaba en uno de sus vídeos de youtube al americano Bruno Orozco, Aikidoka y Especialista en Seguridad y protección de personas que puso un ejemplo (que le contó su maestro) y que posteriormente me hizo reflexionar.

Imaginemos que cada uno somos una pistola, y en nuestra condición de arma de fuego, debemos alimentar una bala en nuestro interior, para esto podemos escoger entre 3 tipos de munición:

Bala de Fogueo. Es un tipo de munición que pese a llevar pólvora, no lleva proyectil. Hace mucho ruido al principio, se calienta, pero en realidad no dispara nada.

Bala de Simunition. Es un tipo de munición, que cargado con una cantidad de pólvora inferior a lo normal, y cuyo proyectil es de goma. El taponazo si te impacta es fuerte, quienes entrenan con ello necesitan protecciones, pero no mata.

Bala Real. Además del casquillo y la pólvora, tenemos un proyectil de metal capaz de atravesar tu cuerpo si te pilla delante.

Aquí ya no hablamos de habilidades físicas, sino de entrenamiento a nivel psicológico y actitud del alumno en un enfrentamiento.

Imaginemos un enfrentamiento armado, dónde alguien trate de dispararnos y nosotros saquemos nuestra pistola:

Si quien debe Protegerse lo único que lleva en su interior son balas de fogueo, posiblemente muera cuando el malo le dispare. Esto equivale a que si nuestro alumno sólo ha entrenado golpear y bloquear pero no recibir golpes, es posible cuando el agresor le alcance (y esto pasará antes o después) sienta incertidumbres, miedos, y acabe bloqueado, sin hacer nada y a merced de quién quiere (y posiblemente consiga) hacerle daño.

Si quién debe Protegerse lleva balas de Simunition, posiblemente adolezca a su contrario, y éste no pueda apuntar bien, pero sea capaz de herirle, de más o menos gravedad y enviarle al hospital. Hablamos de alumnos que no se bloquean pero no tienen claro que el objetivo es finalizar la agresión. Nadie les ha explicado que tras liberar su muñeca no deben volversela a ofrecer a su compañero de tatami, sino correr. Nadie les ha explicado que si no pueden correr deben incapacitar mediante una contención o un golpe o como sea a su agresor porque sino seguirá. Y como nadie se lo ha explicado porque han aprendido técnicas para detener un golpe pero no han aprendido a resolver situaciones no resuelven la situación y el malo acaba causándoles un daño que podían haber evitado o minimizado.

Si quién debe Protegerse lleva balas de verdad, posiblemente mate a su contrario, incluso antes de que le de tiempo a disparar, igual que me protejo del sol antes de salir de casa, o me meto en un soportal antes de que comience a llover de verdad al primer indicativo de tormenta. La gente que actúa, y tiene tan claro el hecho de finalizar la agresión muchas veces acaba teniendo consecuencias legales incluso cuando esta agresión es buscando Protegerse.

Los maestros que enseñan a sus alumnos a finalizar agresiones, muchas veces obvian hablarles de las consecuencias legales de hacerlo.

Conclusión:

Como entrenador plantea adecuadamente los entrenamientos:
  • No olvides aclarar a tus alumnos exactamente qué es defensa personal, o muchos de ellos reaccionarán cuando ya no haya vuelta atrás.
  • Enseñales a tomar decisiones, perseguir UN objetivo y usar técnicas para conseguir ESE objetivo, no al revés.
  • Cárgales con balas de verdad, pero sin mentirles. Explicales que deben llegar hasta el final, que deben anticiparse si quieren salvar su vida, pero que esto les traerá consecuencias. Deben elegir qué consecuencia quieren asumir: Muerte, Hospital, o Cárcel.
Share

8 thoughts on “3 Actitudes en Defensa Personal: Muerte, Hospital o Cárcel. Tu eliges.

  1. Buenas tardes , si no me equivoco el Sensei Bruno Orozco es Mexicano no Americano …. corregidme si estoy equivocado !!
    Un abrazo y muy buen artículo !!

    1. Efectivamente Carlos, El Sensei Bruno Orozco es méxicano, tengo la costumbre de considerar y nombrar como americanos a los norte americanos, a los centro americanos y a los sudamericanos, incluso alguna vez he considerado americanos a los canadienses. Un abrazo y gracias por el comentario

  2. Gracias por compartir con el resto de los mortales tu Sabiduria.
    Buena lección y como siempre hemos hablado en infinidad de cursos.
    Dudas en solucionar la situación definitivamente para minimizar los riesgos por miedo al tema legal ya que las consecuencias pueden ser duras y esa duda te puede salir mas cara al final.
    Lo dicho gracias Maestro.

  3. He sido alumno en varias disciplinas entre ellas ving chun ( escuela chan chi man), actualmente practico krav maga (wordwide barcelona) y a sido la unica disciplina donde se enseña lo que tu has comentado y te das cuenta que no todo es tan facil como parece en un tatami. Gracias por hacernos reflexionar.

  4. Saber defenderse es muy importante!! Pero a qué precio?? Yo como entrenador de defensa personal..enseño a como defenderte pero también que si usas la técnica usala bien…recordar q vivimos en España aquí la ley es muy distinta a otros países..si golpeas a alguien ten cuidado donde golpeas..si luego viene la denuncia buscaré un buen abogado…veo muchos profesores q enseñan a matar a un adversario o sujeto..y la Defensa personal no tiene nada q ver con los deportes de contacto donde hay árbitro y seguro de RC..cuidado con lo que enseñamis en el tatami!! No somos militares ni guerrilleros.. buen día y buen artículo Enric te felicito

  5. Buenos días a todos
    En mi modesta opinión, y dado el tipo de “malos” que circulan hoy en día por nuestras calles, deberíamos dejar a un lado la primera bala y enseñar a nuestros pequeños a usar las dos segundas, (la tercera si no hay otro remedio), como se suele decir: de la carcel se sale, de la tumba no; eso sí siempre poniéndoles las cosas bien claras.

  6. Hola a todos de nuevo
    Como continuación a mi anterior comentario, según yo lo veo, una de las principales causas que pueden incidir en nuestros Guerreros para que se bloqueen ante una situación de agresión real, es que están acostumbrados a aprender y practicar sus técnicas en el tatami, de forma organizada y frente a sus compañeros y casi siempre amigos, evidentemente esto ha de ser así. En una agresión real, la situación es totalmente contraria, un desconocido que de forma premeditada intentará, como bien dice Enric, hacer el mayor daño posible, de cualquier forma posible, y seguramente por la espalda. Se me ocurre que sería bueno, no sé si se hace así, como parte de su entrenamiento, enseñarles a anticiparse a esas situaciones, a identificar mediante el idioma corporal a los posibles agresores, aunque reconozco la dificultad que esto implica.
    Muchas gracias Enric

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *