Cuándo golpear y cuándo No en Defensa Personal?

Esta mañana aún en la cama y desde el móvil, visitaba webs, blogs, ecomerce y foros en busca de armas improvisadas útiles para la defensa personal, qué nuevos gadgets había en mercado con sus artículos, fichas técnicas, y vídeos demostrativos.

Obviamente he pasado por peppers en aerosol y gel, tactical pens, Cat Keys, defensas extensibles, defensas eléctricas, gotcha caps, ball paracords, flash lights, y otras herramientas que llevan años en los catálogos de los profes de auto defensa.

También he encontrado elementos que no había visto nunca y han llamado mi atención, como Kuba Kick (imagino que de patada kubotan), lo comercializan un montón de casas desde unos 10$ a 15$ y tras ver los vídeos y aplicaciones me parece que es una herramienta mucho más pensada para la ofensa personal que para la defensa propia, y que bien usado seguro que hace mucha mucha pupa para cualquiera de los dos objetivos (adjunto foto)

En estos vídeos sobre elementos de fortuna, quién los busque, veremos en la gran mayoría, demostraciones de técnicas sueltas (No agresiones completas), con compañeros sumisos que tras hacer un amago de ataque sin finalizar se quedan parados esperando que al bueno le apetezca usar la herramienta para su defensa, imagino que buscando el asombro del que no ha pisado un tatami en su vida, y dejándonos con serias dudas sobre su verdadera eficacia, contra alguien que no le apetezca ser contenido, reducido e inmovilizado con un pequeño y simple “cachoplastico”.

Sobre el uso, estos objetos solo pueden servir para una entre dos cosas:
– Despistar ó
– Golpear

Y en ambos casos recomiendo que sea lo último que hagas en ese momento, lugar y compañía.

Cuando jugamos a algo con alguien y perdemos, desde fútbol, parchís o videojuegos, solemos tener uno de dos pensamientos ante la emoción de derrota:
– si mi contrario es muy superior a mi, tal vez me rinda y no quiera volver a jugar con él nunca más.
– pero si considero a mi contrario igual o inferior a mi, posiblemente le pida la revancha y ahora mi actitud en el juego sea más agresiva y contundente, sin relajarme ni dar ninguna oportunidad al otro. Esto va en el carácter humano.

Si el malo nos ha escogido como víctima, es porque en la mayoría de los casos considera que nos puede ganar. Si le hacemos daño, tened por seguro que querrá su revancha, mucho más agresiva y contundente y sin darnos oportunidad de volver a golpearle.

Con esto no digo que no os defendáis, ni que no le golpeeis, pero sí que tengáis claro lo que sucederá después, dejándoos como conclusión la respuesta al título de este artículo:

<< Solo pego cuando sepa que inmediatamente después me podré marchar, porque si me quedo con el malo (y no le he dejado ko), su venganza a mi golpe será terrible. >>

Aprovecho estas líneas para comentaros que llevo un par de años en los que muchos me escribís preguntándome por una formación cerrada sobre defensa personal y me he decidido estás Navidades, en el 2017 realizaré mi primer curso se titulación sobre defensa personal para entrenadores de Artes Marciales. Una formación de 50h teóricas sobre cómo funcionan las agresiones que podáis aplicar a vuestros sistemas.

El temario contendrá mi estudio con vídeos de agresiones reales analizados, casos de éxito y de fracaso en respuesta a agresiones, para que sepáis lo que funciona en cada situación, con un temario bien dividido, claro y sencillo de entender, en 24 temas muy útiles a la hora de recomendar a vuestros alumnos qué hacer si les agreden con objetivos concretos o en escenarios concretos.

Los interesados podéis escribirme a enric@enricnavarro.es

Un saludo, y feliz salida y entrada de año

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *