Para quién no lo sepa, la Indefensión Aprendida es la incapacidad de hacer frente a situaciones para las que físicamente y mentalmente no deberíamos tener ningún problema.

En 1975 el Dr. Seligman publicó los resultados de su investigación psicológica dónde trataba de buscar respuesta a porqué los judíos no se enfrentaban a sus carceleros Nazis en los campos de concentración incluso triplicándoles el número, porqué no huían incluso cuando las puertas estaban abiertas, o porqué una mujer que sufre malos tratos continuados no abandona su hogar y su maltratador. Este estudio explicaba las conclusiones de un experimento realizado con perros.

En su experimento, había cogido a dos perros, los cuales atados con arneses eran sometidos a descargas eléctricas sin seguir un patrón de tiempo, y sin motivo alguno para los perros, dotando a uno de los perros de una palanca que al ser accionada con el morro detenía la descarga, mientras el otro hiciera lo que hiciera se veía sometido al dolor.

En la segunda parte del experimento, colocó a ambos perros en una caja que había diseñado para el experimento la cual tenía dos planchas metálicas en el suelo, una de ellas, conectada a la corriente dónde situaba de manera inicial a los dos perros, y la otra no. Al meter corriente sobre la plancha electrícifada el perro que había podido detener los impulsos eléctricos en la primera parte del experimento sin dudarlo pasaba a la otra plancha de metal, mientras que el perro que había soportado la tortura porque había aprendido que hiciera lo que hiciera no sería capaz de detener la corriente eléctrica se resignaba sin cambiarse de plancha metálica.

En los años 80 se repitió el experimento en un aula de psicología en una universidad americana. Se entregó a los alumnos papeles con letras desordenadas que debían juntar de manera correcta para componer palabras con sentido. a un 20% de la clase, sin ellos saberlo se les habían entregado papeles los cuales no escondían ninguna palabra. La instrucción era que cuando averiguaran la palabra desordenada debían levantar la mano. Luego se hizo otra ronda, manteniendo a los mismos alumnos de antes con papeles sin solución obteniendo el mismo resultado, y en la tercera ronda se le entregó el mismo papel al 100% de los alumnos. Los alumnos que habían sido capaces de componer palabras en las dos primeras rondas, rápidamente levantaron el brazo al componer la tercera palabra, los alumnos que habían fallado las dos primeras veces, frustrados, cabreados, nerviosos, etc, no fueron capaz de componer la palabra que sus exitosos compañeros sí pudieron.

Cuando hablamos de una agresión, dónde la víctima ha sufrido un proceso previo de indefensión aprendida, “defenderte no te servirá de nada” o “no te defiendas que será peor”, no sirve de nada que de repente le digamos “defiéndete” o “actúa”, el ejemplo típico sería como decirle a alguien que tiene la gripe “cúrate”. Para curarse necesita reposo, calor, dormir, y medicamentos, alguien con indefensión aprendida para defenderse necesita autoestima, confianza en sí mismo, y seguridad sobre el futuro, sabiendo que luego las consecuencias no serán peores.

<< Antes de enseñar técnicas de defensa personal a alumn@s con bullying, o a víctimas de violéncia de género, debemos trabajar sobre su autoestima, proponiendo ejercicios que puedan superar con éxito y que progresivamente se vayan complicando poco a poco, y sobre su seguridad, anticipándole lo que sucederá después y dándole recursos útiles que le aporten la tranquilidad de que las consecuencias de su acción no serán peores que simplemente haber aguantado >>

Hoy os traigo el vídeo de la agresión de las dos chicas contra una tercera en Lanzarote publicado por la cadena SER anteayer 13 de Enero 2017, dónde independientemente de las causas (no tiene pinta de ser bullying sino vengar a la hermana pequeña de la de blanco), la agredida de nombre Iballa, decide No defenderse.

Si escuchais a partir del minuto 0:52, podréis oir como la que graba grita “defiendete ahora”, mientras su compañera le pisa y patea la cabeza a Iballa, sin que Iballa, igual que en el resto del vídeo, haga absolutamente nada por enfrentar la agresión.

A todos los entrenadores de Artes Marciales que me siguen:

Cuando preparemos nuestros cursos, vamos a pensar que muchos de nuestros alumnos, pueden haber sido educados por padres, profesores, y entorno en general, para la indefensión aprendida. Antes que técnicas y más técnicas que luego no serán capaces de aplicar, vamos a tratar de motivar, y aportar seguridad en ese ratito de curso que tenemos, para no ser víctimas sin remedio, sino personas vivas con posibilidades si no para enfrentarse, al menos para huir de problema.

<< Que te pegue mañana NUNCA será más grave que que te pegue hoy >>

www.enricnavarro.es

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *