¿cómo actuar frente a las agresiones o el acoso verbal?

Publicado el

Habitualmente, cuando alguien nos agrede verbalmente, con palabrotas o sin ellas trata de hacernos daño, al menos trata de provocar una reacción en nosotros a base de tocarnos el ego y hacernos sentir mal.

Lo primero que tenemos que valorar es si es verdad o no. El 98% de las agresiones verbales SON verdad. No llaman “4 ojos” a alguien que no lleve gafas, y no llaman “puta foca” a alguien que esté delgado.

Si la agresión verbal no es verdad, actuaremos con un “vale, vale” y lo dejaremos correr.

El resto de veces dónde la agresión si es verdad vamos a seguir por orden estas tácticas de comunicación:

1) Cuando nos insultan por primera vez: “Si ¿y qué?”

La gran mayoría de las veces se corta la agresión, al menos esa agresión, pueden insultarte con otra cosa, pero cuando aceptamos algo plantando cara a nuestro agresor, aceptamos lo que nos dice y no le damos la mayoría importancia, esa mofa de los compañeros de aula, de algún modo pierde casi toda su gracia.

2) Para aquellos que no paran e insisten: “eso ya me lo has dicho antes”

Ridiculizar en base a reafirmar que sí, y que el otro es un pesado, aburrido, y coñazo se puede usar como segunda táctica, un alto porcentaje de las pocas veces que no funciona lo primero, con la segunda clave queda resuelto el conflicto.

3) Para los que no se cansan: “¿cómo te sentirías tu?”

Hay un pequeño grupo de cansinos, en serio, muy muy pocos, que siguen e insisten.

No hablaremos con ellos frente al grupo, vamos a esperar a estar solos y tranquilos con nuestro agresor verbal, y vamos a provocar la conversación, en un ambiente sin testigos dónde no tenga que demostrar lo gallito que es, un lugar apartado y a solas dónde pueda ser realmente él mismo. Vamos a preguntarle cómo se sentiría él si alguien le estuviera todo el día diciendo cosas feas.

4) Cuando nada de todo esto funciona, vamos a intentar conciliar mediante la negociación.

Es posible que los insultos vengan por algún motivo extra además de pasarlo bien, hay que preguntar porqué nos insulta, es super importante saberlo, para saber si podemos hacer nosotros algo para que dejen de insultarme. Si me llevan dos años llamando “cacho guarro” porque un día vine con la cara sucia al colegio, igual podemos negociar ser más cuidadosos con nuestra higiene, y que ellos paren de inmediato de insultarnos porque no tiene sentido. Si por el contrario nos piden dinero, objetos, o acciones que no son éticas, debemos decir que no y romper esa negociación.

5) Indicar las consecuencias.

Los niños por algún motivo le tienen mucho miedo a ir al despacho del director, del jefe de estudios, o que me hagan un parte. Por algún motivo algunos niños reciben el mensaje equivocado y prefieren que entre 12 niños mayores me desplacen el riñon a patadas en el patio del colegio de Mallorca, no les vaya yo a parar los pies y acabe yo con un parte…

Vamos a aprovecharlo, porque al final, casi todos, tienen miedo a ese parte, si me sigues insultando, al final alguien te pillará y se lo dirá a los profesores, yo que tu pararía porque antes o después puedes verte con un parte…

6) Amenazas

Srs Padres y Sras. Madres y Srs y Sras Profesores/as, que aquí tienen ustedes mucho que ver:

¿qué harían ustedes si su compañero de trabajo les llamara “hijo de puta mal parido” a todas horas todos los días que coinciden en el trabajo?

Imagino que después de decirle al compañero de trabajo que dejara de hacerlo y que no funcionara, lo siguiente decirselo al jefe ¿no?
– Verá usted sr ramirez, esque el sr rodulfo no le puedo echar, así que hablaré con el y si quiere pararar parará y sino pase usted que tampoco es tan grave…

¿cual sería vuestra siguiente acción? ¿policía? ¿y si tampoco hace nada? porque ayer mismo se suicidó una niña en murcia que había denunciado su situación frente al centro educativo, los padres, la policía, incluso los vecinos y al final se ahorcó en su cuarto.

¿sabéis qué No hizo esta niña? Ni amenazar con meterle una paliza a los que la insultaban, Ni hacerlo.

Si le hubiera pegado un pueñetazo en toda la nariz a alguno de sus acosadores después de pasar por los puntos del 1 al 6, y le hubiera dejado la nariz sangrando, el 80% de los que la llamaban gorda y fea habrían parado de insofacto por miedo a recibir otro puñetazo igual.

SI, YO SI defiendo la agresión física tras el punto número 6, y subrayo: DESPUÉS DEL PUNTO NÚMERO 6.

A la primera que me llamen feo no puedo pegar a nadie, pero cuando nada funciona, el menor debe amenazar con pegar, y si la amenaza no funciona debe pegar. Y si le ponen un parte, Padres, sean comprensivos y apoyen a su hijo, porque nuestros niños se están suicidando, valoren que prefieren: si su hijo en su cuarto con un parte, o su hijo en una caja de pino con un expediente de educación primaria impoluto.

Demos recursos a nuestros menores, del paso 1 al 6, hagamos entender a nuestros menores que el más efectivo es el 1, que al 6 no deberíamos llegar nunca, pero en los pocos casos que hay que llegar, no pasa nada por llegar.

Creemos conciencia colectiva contra el acoso escolar, demos charlas en los coles e institutos centrándonos en los observadores, educación en valores, empatía, compañérismo, civismo, implicación a la hora de denunciar aquello que consideren injusticias; y mientras tanto, hasta que la consigamos, centrémonos en las víctimas y ayudemos a esos niños que hoy serán insultados en clase por llevar brackets, tener espinillas, aprobar con dieces, o suspenderlo todo.

Meditad sobre ello
Enric Navarro

Share

Un comentario en “¿cómo actuar frente a las agresiones o el acoso verbal?

  1. Me parece muy interesante y como bien expresas, se deberían dar más cursos, tanto en colegios como en institutos y evitariamos de esta forma que los niños, niñas sufriesen y que llegasen a estos extremos, como el suicidio.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *