Muchas veces me preguntan sobre el entrenamiento de la velocidad de reacción, la defensa instintiva, o memoria neuromuscular, y como entrenarlo. ¿Es entrenable ser más rápido que el otro? ¿anticiparme a sus acciones? o finalizarle antes de que sus golpes me alcancen?

Diversos autores a lo largo de la historia han tratado de manera más o menos general la modificación de conductas entre ellos quiero destacar a:

Paulov (1849) y el condicionamiento Clásico: Descubrió que cuando en un individuo se produce un estímulo acompañado de una acción posterior (positiva o negativa) el suficiente número de veces, el individuo asocia el estimulo con la acción posterior, produciendo una serie de cambios tanto fisiológicos como comportamentales. (si cuando hago pis oigo un chorrito el suficiente número de veces, llegará un momento que cuando oiga un chorrito me entrarán ganas de hacer pis)

Thorndike (1874) y la ley del efecto: Observó que cuando un animal realizaba una conducta y esto le producía una situación grata para él, repetía esa conducta siempre que tenía ocasión. Cuando una conducta le producía situaciones desagradables trataba de evitar repetir esa conducta a no ser que no le quedara más remedio. (al mover la mano para detener un táxi conseguía que el taxi parara – Modificación del entorno por un gesto propio)

Skinner (1904) y la ley del refuerzo: Fue el padre del condicionamiento operante, premiando las conductas del individuo con refuerzos positivos (premios) o negativos (castigos), para moldear comportamientos hacia una respuesta deseada. (si apruebas te compro “xxx”, si suspendes te castigo)

Con lo cual podemos decir que si nuestros alumnos reconocen un estímulo y aprenden que tras ese estimulo va una acción (paulov), podremos mediante premios y castigos tratar de moldear su conducta (skinner), la cual si le ofrece un resultado positivo, su propio cuerpo tenderá a repetir de manera mecánica para que se vuelva a dar el mismo resultado positivo (thorndike).

Independientemente del autor, cuando se realiza un estudio biomecánico de cualquier gesto deportivo (tenis, fútbol, balonmano, boxeo o cualquier otra cosa), hablamos de tres fases diferenciadas entre ellas y comunes a todos los deportes:

– Armado: llevar el brazo o la pierna hasta su posición de inicio para conseguir la mayor aceleración.
– Trayectoria: camino que recorre mi brazo o pierna.
– Impacto: da lo mismo la raqueta contra la pelota de tenis, que el guante contra la cara del otro púgil o la bota de tacos contra el balón de fútbol.

Pero ¿y antes? ¿Qué estimulo debo percibir para entrenar comenzar mi acción defensiva?

Antes del armado hay una cosa llamada “ruptura de figura”. Es el desplazamiento desde la posición de reposo hasta el armado del gesto deportivo. El primer movimiento de retracción de hombro antes de llevar el brazo atrás para coger impulso y propinar un puñetazo.

Si soy capaz de entrenar el estímulo de la identificación visual de una ruptura de figura, y rápidamente generar una respuesta aprendida y repetida (distancia, posición defensiva, impacto por anticipación, etc), y además el resultado en todas esas repeticiones es de éxito, nuestro cerebro almacenará esa información como “éxito”, repitiéndola “sin pensar” en posteriores situaciones adversas o de enfrentamientos tanto deportivos como de calle.

Os dejo un vídeo del famoso puñetazo a un político español en Plena campaña electoral. Lo he puesto dos veces, la primera a velocidad real dónde podéis ver que tarda 3 segundos en realizar las 4 fases. A continuación parando la imágen para que apreciéis los pasos. La ruptura de figura dura sólo 1/4 de segundo luego tarda en llegar 1/2 segundo a la fase de armado, y la trayectoria hasta el impacto a una distancia de entrevista es solo de 1,5 segundos.

¿Imposible? No, complicado sí pero no imposible. Sí él puede moverse a esa velocidad, yo también.

Así que cuando entrenemos vamos a fijarnos en lo que nos tenemos que fijar, no solo en mi técnica, sino en el momento en el que se mueve quién tenemos enfrente.

Como siempre agradezco comentarios y os invito a compartirlo dónde creáis de interés.

Share